Y un día, dije adiós (Article in Spanish)

Y un día, dije adiós.

(Written by Nicolás Zelaya)

La triste realidad de la Fuerza Aérea Argentina, él Ministro de Defensa, Oscar Aguad dice al servicio de noticiero por televisión Todo Notícias: “No necesitamos aviones supersónicos porque combatiremos al narcotráfico” alegando que actualmente la prioridad de la Fuerza Aérea Argentina es interceptar aviones ligeros con cargamento ilegal que entran al país. También habla sobre el G-20, diciendo: “y para cubrir el G-20 recibiremos ayuda de otros países”. Ya que no contamos con una capacidad mínima de alto performance para defender el espacio aéreo de Buenos Aires durante el G-20.

Los Mirage IIIEA/DA, junto a los Mirage 5 Finger IIIB y el último Mirage 5A Mara fueron retirados del servicio en noviembre de 2015, tras más de 40 años protegiendo los Cielos Argentinos, el espejismo un dia dijo adiós.

Según el mismo Ministro de Defensa, Oscar Aguad, “no hay intenciones de compra de cazas de combate”, según él no se necesitan, “se esta trabajando en el Pampa para colocarle radar y artillarlo para que pueda cumplir la función de interceptar aeronaves en vuelos nocturnos”. Se refiere al nuevo IA-63 Pampa III Block I fabricado en la Fábrica Argentina de Aviones Brig. San Martín (FAdeA) que ya cuenta desde su versión IA-63 Pampa II con capacidad de ataque ligero y la posibilidad de portar pods de ametralladoras.

Actualmente los aviones destinados principalmente para la tarea de interceptar aeronaves ilegales son los IA-58 Pucará y EMB-312 Tucano, que fueron reasignados de la Escuela de Aviación Militar a la III Brigada Aérea en Reconquista, ya que están siendo reemplazos por los nuevos T-6C+ Texan II.

Actualmente Argentina cruza una época de paz y estabilidad regional, la situación no requiere tener las FF.AA. armadas de forma abultada, pero eso no justifica que tengan material absoleto, sin modenizar, y sumandose a eso, montos de sueldos desactualizados. Actualmente Argentina no tiene hipótesis de guerra a corto plazo, pero no podemos mantener está idea o postura pasando el primer cuarto del siglo XXI,
Según el Ministro de Defensa Oscar Aguad, no hay intenciones de compra de cazas de combate, según no se necesitan, se esta trabajando en el Pampa para colocarle radar y artillarlo para que pueda cumplir la función de interceptar aeronaves en vuelos nocturnos, según también dijo se compro material de origen Israelí para equipar a la nueva fuerza creada de ciberdefensa, materiales tales como ciertos aparatos de guerra electrónica, radares, sistemas de inteligencia artificial, se trabaja para la fuerza de despliegue rápido de 10.000 efectivos, se hablo también de la intención de reequipar dichas fuerzas con tecnologías nuevas, movimiento de efectivos al norte, ya salio una primera partida de 500 efectivos que se espera para fin de año llegue a 5000, que se asentaran en los poblados mas lejanos para brindar comunicación, transporte y disuasión, y que los detalles a fondo de dicha reforma saldrán publicada en estos días mediante un decreto en Boletin Oficial.

Actualmente, la Fuerza Aérea Argentina está pasando por una situación mala, perdón, por la peor situación desde su creación. Aquella Fuerza Aérea que junto con el Comando de Aviación Naval cambiaron la forma de combate naval de la OTAN para siempre. Hoy está en el peor momento de su historia, con tan solo unos cuantos A÷OA-4AR FighFighting Hawk como caza primario, unos cuantos IA-58 Pucará para apoyo aéreo cercano, y los IA-63 Pampa II/II-40 que sirven para entrenar a los futuros aviadores de combate, además de funcionar para el ataque ligero limitado.

Durante estas tres décadas y media de democracia han habido habido varios candidatos a reemplazar a los Deltas Argentinos, pero ninguno llegó más allá de estar en la mesa de opciones.

La era de Raúl Alfonsin: La vuelta de la democracia.

IAI Kfir (primera parte)

Las buenas relaciones establecidas entre la FAA con las empresas aeronáuticas israelíes, llevaron a la apertura de negociaciones con Israel Aircraft Industries para producir bajo licencia en la Fabrica Militar de Aviones (FMA) , una serie de cazas Kfir en su variante C2. Esto debería haberse realizado durante 1984 pero el embargo de armas que pesaba sobre Argentina impidió que se llegue a un acuerdo. Por su parte, el motor estadounidense General Electric J-79 que emplea el Kfir bloqueó, por esos días, la exportación del modelo de IAI.

El Kfir C2 y sus sucesivas versiones, son un derivado más potente del Dagger, con mejores actuaciones y mayor carga útil, gracias a tener un propulsor más potente que el original de Snecma. Dispone también de un sistema de combate más avanzado, con capacidad de emplear misiles “todo aspecto” y mejora la falta de agilidad de su antecesor mediante la instalación de strakes y planos canards, los cuales aumentan su régimen de viraje instantáneo, reducen la carga alar (y consecuentemente la fatiga sobre los planos) y le permiten sostener mayores ángulos de ataque.

FMA SAIA 90

En simultáneo, la FMA enfrentaba lo que sería el proyecto más importante de su historia: el Sistema de Armas Integrado Argentino para los años 90 (SAIA 90).

El proyecto SAIA 90 debería ser el reemplazo ideal de los Mirage y Finger: un caza polivalente de ultima tecnología a la par de los mejores de su época. Un salto tecnológico enorme. Dicho avión iba a ser desarrollado por la FMA conjuntamente con la empresa alemana Dornier (que se trataba básicamente de su proyecto TKF90) , de la misma manera que ambos fabricantes concibieron unos pocos años antes al IA-63 Pampa.

Algunas de las características sobresalientes del SAIA 90 hubieran sido: capacidades Mach 2, velocidad de giro sostenida a Mach 0,9 a 6.000 metros de altura , gran aceleración de Mach 0,9 a 1,5 , gran agilidad en combate cerrado y cierta capacidad “furtiva” reduciendo su RCS al emplear materiales compuestos. También, debido a la utilización de materiales de alta tecnología, el caza tendría un bajo peso relativo.

Su aviónica se habría seleccionado y desarrollado para ser de lo mas moderno, empleando un radar multimodo de pulsos Doppler muy potente y con capacidad “look down-shoot down”, navegador inercial, RWR , IFF y ECM , entre otros equipos.

Como armamento el SAIA 90 hubiera dispuesto de misiles infrarrojos A-A “todo aspecto”, misiles A-A de guía radar activa y medio alcance, un cañón de gran cadencia de tiro y alrededor de 5000 Kg de carga útil.

Finalmente todo conspiró para que el proyecto primero languideciera y luego se cancelara definitivamente.

Para 1989 surgió la posibilidad de llegar a un acuerdo con Israel para intercambiar un número de aviones Pampa a convenir por medio centenar de IAI Kfir C.7, una versión con radar de exploración y aviónica más avanzada del anterior C.2.

Finalmente el intercambio no se llevó a cabo por diversas razones , entre ellas el ya mencionado problema del veto a la venta del turborreactor GE J-79 del Kfir y el colapso financiero de 1989 en Argentina.

En 1987 hubo una comisión compuesta por personal de la FAA que viajó a la República Popular China a fin de evaluar al Chengdu J-7, versión autóctona del MIG-21. Pero nada pasó más allá de una visita.

La era Carlos Memen: La era de las relaciones carnales.

La presidencia de Carlos Menem y su política neoliberal trajo consigo el levantamiento, al menos en parte, de los embargos de armas que recaían sobre la Argentina. La década de los 90´s también distinguió a la Argentina con el estatus de Aliado Extra OTAN de los EE.UU. Todo ello motivó a la FAA a continuar la búsqueda de un sustituto para los Mirage IIIEA/DA, Mirage 5 Finger y Mara.

Entre Phamton II y Corsair II

 

En 1992, la FAA considero incorporar al legendario F-4E Phantom II. Estos aviones provenían de los excedentes de la USAF y quizás hubieran contado con algún tipo de modernización pero fueron desestimados por su elevado costo operativo. Por ese entonces también se hablaba de incorporar algunos A-7D/K de los sobrantes de la Air National Guard para reemplazar a los veteranos Canberra.

Entre Falcon y Hornet

Paralelamente, se evaluaba la incorporación de los modernos F-16A Block 15 o F/A-18A Hornet (anunciados por el entonces JEMGFAA Brigadier Juliá). No solo existía la posibilidad de comprarlos, sino también se especulaba con una transferencia “a precio simbólico”, dada la muy buena relación de EE.UU con nuestro país en aquel momento, fruto del envío de tropas al Golfo Pérsico.

El pedido argentino de F/A-18A fue rechazado del plano (por ambicioso), mientras que el pedido de F-16A Block 15 fue rechazado “momentáneamente”. La única contraoferta norteamericana se tradujo en 54 A/OA-4M. De estos 36 serían seleccionados y posteriormente modernizados al estándar A/OA-4AR Fightinghawk, como reemplazo para los antiguos A-4B/C Skyhawk.

Mirage IIIEE y nueva vida al IIIEA

Durante 1993 la FAA recibió un ofrecimiento de España por un lote de 18 Mirage IIIEE y 4 IIIDE, provenientes del Ejército del Aire (EdA). Estos deltas serian modernizados por las empresas españolas CASA y Ceselsa quienes conformaron la sociedad ATTORN S.A. para dicho proyecto.

El nuevo equipamiento electrónico incluía un radar Emerson Electric AN/APQ-159, computador de datos aéreos AN/AYK-14, RWR, jammer interno, dispensadores AN/ALE-40, cuatro estaciones adicionales bajo el fuselaje (3, 5, 8 y 9), lanza de reabastecimiento en vuelo, single point pressure reffueling, HOTAS, dos CRT, HUD, IFF/SIF, nuevas radios UHF/UHF con modo crypto (tipo Have Quick), una recorrida integral de la célula que prolongaría su vida útil en 2.500 horas adicionales y la adición de nuevos planos canard para mejorar la maniobrabilidad. Los M-IIIEA de la FAA también se beneficiarían de esta modernización, y se estandarisaria la flota.

Finalmente la operación se frustró. En primera instancia por un diferendo interno de la propia empresa ATTORN S.A., a lo que se sumó la imposibilidad económica de la FAA de adquirir los aviones.

IAI Kfir (segunda parte)

Entre tanto, la FAA continuó evaluando la posibilidad de modernizar a sus Mirages a la vez que estudiaba sustitutos. En 1997 volvería a tener al Kfir en sus planes.

Esta vez, llegó el ofrecimiento de IAI al despacho del entonces Ministro de Defensa Jorge Domínguez por un numero indeterminado de estos cazas en versiones C.2 y/o C.7 a un costo unitario de 3 millones de dólares y probablemente equipados con misiles Rafael Python III o IV.

El negocio no se concretó, quizás por falta de fondos o por negativa directa del Gobierno Argentino, ya que una vez constituída LMAASA (Lockheed Martin Aircraft Argentina S.A.), esta ejercía presiones políticas de peso para cualquier compra que no fuera de aviones norteamericanos.

A-4AR Fighting Hawk, y los desafíos del siglo XXI

Con la V Brigada Aérea reequipándose con los A-4AR Fightinghawk hacia fines de 1997, el lógico siguiente paso era la adquisición de un nuevo caza interceptor, que estuviera al mismo nivel que los A-4M modernizados.

A fines de los 90´s, también se planeaba llevar a los Mirage IIIEA y Mirage 5 Finger IIIB al estándar del Fightinghawk. Para ese entonces se había anunciado dentro de la ley de reestructuración militar el denominado Presupuesto Plurianual que liberaría fondos por U$S 1.000M en 5 años, y repartidos entre las tres fuerzas armadas.

Bajo este beneficio presupuestario se contemplaba la modernización del SdA Mirage IIIEA/DA con un monto asignado de U$S 94M, y para los Mirage 5 Finger IIIB de U$S 39M.

Los Mirage IIIEA recibirían nuevo radar multimodo, IFR, lanzadores de contramedidas, INS/GPS y comunicacionmes VHF/UHF seguras, HOTAS, 2 pantallas CRT, HUD, ECM y lanzadores de chaff y bengalas, junto a la capacidad de portar misiles “todo aspecto”. El programa de modernización de los Finger IIIB era similar aunque no incluía el radar ya que habían sido previamente modernizados con SINT.

Un requerimiento efectuado por la FAA en 1998 solicitaba la incorporación de 24 nuevos cazas a ser incorporados en el 2005/2006.

Mirage F-1, el retorno de los españoles

En estas circunstancias, la primera opción que barajo la FAA fue el ofrecimiento por parte de España, en esta nueva ocasión, por 12 Mirage F-1E (diez monoplazas y dos biplazas), que anteriormente habían servido por breve tiempo en Qatar y luego terminaron reforzando al Ala 14 del EdA.

La versión “E” que contemplaba la FAA era polivalente, con una carga útil de 6.300 Kg. y un equipo electrónico bastante avanzado, contando con el sistema de navegación y ataque en común con el Super Etendard.

La oferta ibérica rondó en aquella ocasión los U$S 100M por los aviones, bancos de prueba y repuestos, ó U$S 130M si se añadía al paquete 30 misiles Super 530F-1, un número no precisado de motores de recambio, algunas barquillas ECM Rémora y el simulador dinámico de Thompson CSF.

Los aviones españoles llegaron a ser inspeccionados por personal de la FAA, pero la operación se truncó. Los motivo habría que buscarlos en la reducción presupuestaria y porque, según algunas fuentes, el costo operativo del F-1 era relativamente elevado para los estándares de la FAA.

F-16A Block 15

Al mismo tiempo se evaluaba otra interesante operación, que tampoco prospero, la cual fue la compra de un numero indeterminado de F-16A Block 15 provenientes de los excedentes de la USAF (algunas fuentes sugieren que habrían sido entre 12 y 16 aparatos). Al parecer el congreso norteamericano llegó a aprobar la venta, pero para aquel entonces, las opiniones estaban divididas dentro de la FAA sobre la conveniencia de adoptar al avión norteamericano. En tanto un sector se decantaba por el Viper, el otro, veía que un Mirage solo puede ser reemplazado por otro Mirage, y en ese caso el sucesor lógico sería alguna versión del modelo 2000.

Los Fighting Falcon fueron inspeccionados por personal de la FAA en el AMARC situado en la base de Davis Monthan, donde estaban almacenados para su venta. Los Vipers recibirían algún grado de actualización y llevarían una avionica similar a la del A-4AR.

Dicho proceso que quizás se hubiera llevado a cabo en Lockheed Martín Argentina, ya que para 1996 habían pasado por Córdoba técnicos Lockheed llegados desde los Estados Unidos, con el objetivo de para diagramar una línea de ensamblaje y modernización de F-16 en el Hangar 90.

En teoría la línea ya estaba definida para someter las células originales del Block 15 al programa básico Falcon Up Improvement Program, que permitía una recorrida estructural que alargaba la vida operativa de la célula de 4.000 a 8.000 Hs. Probablemente, también se hubiera aprovechado dicha línea para la implementación de algún programa de actualización de la aviónica. En ese entonces la modificación MLU se hacía únicamente en las instalaciones de Ogden Logistic Air Services, una subsidiaria de Lockheed en USA.

La segunda parte de los noventa se caracterizó por ser la época en que el Departamento de Estado pensaba en vender varios F-16 a los países del grupo ABC -Argentina, Brasil y Chile. Finalmente todo quedó en la nada, y Chile fue el único país en incorporar al F-16C/D Block 50M en la región.

La era Nestor Kirchner.

Tras la debacle económica de fines de diciembre de 2001, todos los planes quedaron en suspenso. Recién durante 2005 volvería a hablarse de incorporar nuevos cazas.

F-5E Tiger II y Mirage 2000C

En ese año, tras contemplar los buenas performances alcanzadas por los F-5E Tiger modernizados al nivel Tigre III de la Fuerza Aérea Chilena, la FAA manifestó su interés en incorporar este modelo modernizado. Finalmente, no se volvió a hablar del tema.

A comienzos de 2006 se conoció el interés formal de la FAA en adquirir ahora un lote de 12 Mirage 2000C excedentes del Armèe de l´Air, los cuales comenzaban a salir del servicio activo reemplazados por el moderno Rafale. Como en el caso anterior, tampoco se concretó nada.

Desafortunadamente la dirigencia política no supo comprender la necesidad de esta herramienta para la disuasión y llegado el caso la efectiva defensa de los intereses nacionales.

El devenir del tiempo es inexorable y el envejecimiento de las células, motores y aviónica cada año se fue haciendo notar más y más. Esto tornó la necesidad del reemplazo en un tema cada vez más acuciante.

Por enésima vez volvieron a estar sobre la mesa propuestas más o menos conocidas, y otras no tanto.

La era Cristina Fernández

Mirage F-1, otra vez los españoles, otra vez los franceses

Hacia el año 2013 la operatividad de la flota de deltas era tan visiblemente complicada que urgía una resolución tangible y urgente, sobre el asunto de la defensa aérea nacional. Ante esa situación volvió a estar sobre la mesa la oferta española por los Mirage F-1M del EdA, que estaban siendo reemplazados en España por el C.16 Typhoon. Las conversaciones se basaron inicialmente en la venta de ocho aviones en condiciones operativas, más otros cuatro para ser utilizados como fuente de repuestos. Eventualmente y según el acuerdo final España incluiría diversos lotes de equipos, repuestos, herramientas y útiles, simulador de vuelo, etc. Lo avanzadas de las conversaciones y el claro interés argentino por la propuesta española, llevo al EdA a mantener en servicio operativo a los aviones a ser transferidos, más allá de la fecha oficial de baja dentro del arma aérea española.

En este sentido, el en ese entonces, JEMGFAA, Brigadier Mayor Mario Miguel Callejo, durante el discurso previo al brindis, por el día del Transporte Aéreo Militar y del Tripulante de Transporte Aéreo, que tuvo lugar el 24 de septiembre de 2013 en la IX Brigada Aérea, Comodoro Rivadavia, manifestó que:

“la semana que viene está viniendo la comisión del Ejército del Aire Español para empezar la primera reunión de compra de los aviones F-1 que estarían viniendo, por supuesto con créditos a varios años, una cantidad de entre 15 y 17 aviones F-1 para la Fuerza Aérea Argentina. De todas las cuestiones que se han ocupado en todos estos años es la primera vez que se llega a la reunión de una comisión de compras como la que se va a hacer la semana que viene.”

Diversas razones de orden político y económico echaron por tierra la operación con España. Francia, también interesada en el negocio, llegó a ofrecer por esos días también alguna versión agiornada del Mirage F-1, pero tampoco se concretó nada. A todo ello se sumó el cambio de ministro de defensa argentino.

JF-17 Thunder

El furor de la administración cristinista por los productos de origen chino, también alcanzó a la aeronáutica. A la fallida intentona de ensamblar el helicóptero CZ-11 Pampero en FAdeA, le siguió entre otras aventuras, el interés por incorporar entre 12 y 24 cazas FC-1/JF-17 Thunder.

A fines de marzo del 2015 una delegación de la FAA, encabezada por el Brigadier Callejo, llegó a trasladarse al oriental país a fin de interiorizarse en los detalles técnicos, prestaciones, costes, financiamiento, etc. de dichos aviones. Según lo reflejado en algunos medios periodísticos, este le habría informado, al en ese entonces Ministro de Defensa, Agustín Rossi que estas aeronaves, “responden a los requisitos.”

¿Pero cuales fueron los limitantes?

Occidentalizar la cabina era muy costoso, al tratarse de la versión Block I, la cabina soportaba instrumentos chinos, cambiarlos por israelíes costaba una fortuna.

El motor, el RD-93, era una versión del RD-33 para el JF-17, lo que significaba una reducida línea de repuestos ya que China debia suministrar estos a Pakistán, y conseguirlos requería que Rusia suministrará los repuestos de sus RD-33 sobrantes o que saliera a buscar repuestos de los antiguos operadores de MiG-29.

Además las conversaciones mantenidas en la República Popular no llegaron a buen término por el soporte post venta a largo plazo.

IAI Kfir (tercera parte)

La empresa israelí IAI, habitual proveedor de productos y servicios aeronáuticos de la Argentina, supo aprovechar la coyuntura y presentó también su propia oferta.

Con algo más de fortuna, en esta ocasión el contrato de adquisición llegó a estar sobre la mesa listo para la firma de las partes intervinientes. En esta nueva oportunidad la operación estaba valuada en USS$ 360M, e incluía la provisión de 12 aviones Kfir C.10 y 2 Kfir TC.12. Algunos de los que serían modernizados en las instalaciones del Área Material Río Cuarto (ARMACUAR) que previamente habían sido inspeccionadas por personal de la IAI. El contrato también abarcaba el abastecimiento de cierta cantidad de material de repuesto y apoyo, pero no incluía nada de armamento.

Al cancelarse la firma del contrato, cuestionado, entre otras cosas por la proximidad al balotaje que definiría quien sería el próximo Presidente de Argentina, dejando una decisión tomada, y la consiguiente obligación de hacer frente a los pagos al nuevo gobierno, el Ministro de Defensa manifestó ante los medios de prensa que, “no lo vamos a firmar, dejaremos todo preparado para que sea el próximo presidente el que tome la decisión”, “Me parece que lo razonable es que el próximo presidente sea el que decida si sigue con esta alternativa”, “no era razonable” realizar la compra “a diez días de una elección y menos de un mes de un nuevo gobierno”, “Tenemos previsto dejar avanzado todo lo que se pudiese para que el nuevo Gobierno tome la decisión que quiera tomar. Quiero quedarme tranquilo como Ministro que nosotros trabajamos e hicimos todo”.

Como si todo lo anterior fuera poco, con posterioridad a la suspensión de la firma del contrato, la prensa local se hizo eco de las razones del pase a retiro del entonces Comandante de Operaciones de la FAA, Brigadier Mayor VGM Mario Roca, quien se habría opuesto a esta operación teniendo diferencias con el ese entonces JEMGFAA, quien habría sido partidario de la misma, mientras que el Brigadier Roca la habría cuestionado esta por la falta de armamento y que solo seis de los Kfir serían dotados con radares.

Durante esta seguidilla de anuncios de posibles adquisiciones de aeronaves, también se hizo público que existió una “propuesta informal” francesa. Los candidatos no llegaron a trascender, pero seguramente podrían llegar a tratarse de los ya conocidos Mirage F-1 o Mirage 2000.

Los reemplazos inviables

El gobierno kirchnerista anunció el reinicio de la producción local de aviones IA-63 Pampa en sus versiones III/GT. En los planes hubo Pampas para todo el mundo: la FAA, el COAN, países amigos y para intercambiar por otros productos, por lo general también aviones.

También se habló oficialmente de desviar hacia FAdeA los fondos destinados a la adquisición de un sistema de armas de transición, con la intención de acelerar el programa de los nuevos Pampa III.

Más allá de los anuncios incumplidos, resulta claramente estrafalario pretender reemplazar un caza supersónico, con un entrenador avanzado. A lo sumo, y mirándolo con muy buenos ojos, podría llegar a modificarse el IA-63 para ser un caza ligero subsónico. Aun así, la diferencia de capacidades y prestaciones es sideral.

Brasil y los Gripen Evolution

A esto también se sumó la novedad de la producción de aviones Saab Gripen en Brasil. Lo que invitó a un nuevo anuncio: Argentina se anotaba como cliente de EMBRAER para comprar cazas JAS-39E/F Gripen Evolution a ser producidos en Brasil. El problema eran las aeropartes fabricadas en Inglaterra, y que Suecia trataría reemplazar estas aeropartes para poder abrir el mercado a Argentina.

Este anuncio fue dado por tierra totalmente cuando el 27 de abril de 2015 el vocero de Saab AB expresó a la agencia de noticias Reuters que “nadie nos ha pedido que hagamos eso, y no lo estamos considerando”, en referencia a una pregunta sobre remover equipamiento de procedencia británica que podría ser vetado en una eventual adquisición por parte de Argentina.

El 29 de noviembre de 2015 la FAA realizó una ceremonia donde tras 43 años de servicio y 131.000 horas de vuelo los últimos cinco Mirage operativos fueron formalmente dados de baja, durante a misma fueron presentados sus “reemplazos”, dos IA-63 Pampa II-40, que serán los responsables de mantener entrenados a los pilotos hasta la llegada de una nueva aeronave.

Aunque la situación económica en la que se encuentra Argentina es por demás compleja, el interés manifestado ante los medios por en nuevo gobierno respecto a la protección del espacio aéreo nacional frente a las aeronaves que realizan contrabando de estupefacientes quizá vuelva a poner en el tapete la necesidad de la incorporación de un Sistema de Armas con prestaciones similares a los Mirage.

La era Mauricio Macri.

IAI Kfir (cuarta parte)

Esta vez es Elbit Systems quién ofrece a Argentina los IAI Kfir C.10/TC.12 para la FAA, pero una vez más las ofrendas no pasan más que una simple proposición, debido a nuestra situación económica, además de no ser una opción conveniente.

KAI FA-50 Golden Eagle

Más que un reemplazo para el Mirage, es un reemplazo directo del SdA Fighting Hawk, pero que podría cubrir el hueco dejado por el Mirage, hasta 2017 existía una erogacion de 11.280 millones de pesos (AR$) para la compra de 10 FA-50, compra que quedó parada dado la situación económica, y que probablemente no se cumpla.
Los FA-50 desde 2012 ganaron la puja frente a los M-346FT dado los siguientes motivos:
A) El SdA M-346FT posee dos motores, los cuales suponen un defecto para la doctrina de la FAA, ellos consideran que tener un SdA con dos motores significan el doble de precio de mantimiento, y el doble de tiempo em tierra.
B) El FA-50 posee mejores prestaciones que el italiano, además de poseer un solo motor y superar la barrera del sólido, el FA-50 supone un salto en capacidades para la FAA.

JAS-39E/F Gripen Evolution.

Ahora que el Commonwealth & Foreing Office levanto parte del embargo militar a la Argentina, los Gripen Evolution volvieron a aparecer en los foros y sitios de Internet, pero está clara la prohibición dado que Inglaterra no permitiría que Argentina adquiera material proveniente del Reino Unido de la Gran Bretaña que aumente su capacidad bélica, sumado a eso la pésima situación económica.

Mientras se reestructura las FF.AA. de Argentina, el Ministerio de Defensa nos dice que las guerras convencionales con tanques, cañones, y grandes despliegues de soldados se terminaron, si, por ahora si, pero no por mucho tiempo, hoy es el narcotráfico, mañana será una potencia extranjera, se está haciendo lo que no hay que hacer.

Con conocimiento del tema, podemos llegar a tener un conocimiento, aunque sea mínimo, sobre como se está tomando la defensa de la Nación, nos podremos dar cuenta de que hay que hacer algo ya, antes que sea tarde.

TENEMOS QUE SABER QUE LAS FUERZAS ARMADAS DE HOY, SON FUERZAS ARMADAS DE LA DEMOCRACIA, Y AL SERVICIO DE LA DEMOCRACIA.

Pocos somos los que vemos, como las FF.AA. se disponen a ayudar a la población, ante desastres naturales, ante la necesidad de los civiles, como lo hace hoy el Ejército Argentino con la recuperación de tendido ferroviario de la línea General Belgrano Carga.

Necesitamos concientizar a la población de que nuestros oficiales no tienen el pensamiento golpista que aquellos con ideales anti comunismo, de ahí los golpes de Estado de Argentina, sobre todo el último. Influenciados por el plan “Condor”.

Leer: https://fighterjetsworld.com/2018/07/15/argentina-una-defensa-con-futuro-incierto-article-in-spanish/

Check Also

F-16 Fighting Falcon vs F-CK-1 Ching-kuo

F-16 Fighting Falcon vs F-CK-1 Ching-kuo

The AIDC F-CK-1 Ching-Kuo is a multirole combat aircraft. The aircraft made its first flight …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *